Motos

Prueba Indian FTR 1200 S: Un nuevo frente

En Indian crearon hace un par de años una máquina, la FTR 750, destinada únicamente a ser la mejor moto del planeta en competiciones de flat track.
Tras haberlo ganado todo en las pistas, Indian pone en las calles la FTR 1200 S, una moto que sigue fielmente su estilo y que combina sabiamente la estética fiel a las carreras y al legado de Indian, con la eficacia pura y la tecnología.

La FTR 1200 pesa 235 kg con el depósito de combustible lleno (230 la estándar) y es un modelo muy compacto. Pero no por ello poco confortable: lo primero que sientes al subirte a ella en parado es que el manillar, los estribos y el asiento están donde esperas.
El conjunto de escape Akrapovic, bello y ligero, se ofrece de serie a quienes adquieran la variante de la FTR 1200 S denominada Race Réplica durante este año.

Mientras tanto, el motor sube de vueltas muy deprisa en su modo de conducción más deportivo y se muestra algo más lineal en el medio, pero en ningún caso te parecerá ni brusco, ni excesivo.

Sí, la belleza de líneas de la FTR es algo notorio, pero lo más importante es que se trata de un modelo que pretende ofrecer un dinamismo de primer nivel, sin condiciones impuestas de antemano a su propietario a la hora de practicar una conducción muy deportiva.

Deja una respuesta